5 Consejos para utilizar el folklore y la mitología en tu historia

Publicado por Soraya del Ángel en

Querido viajero,
Después de adecentar mi taberna, te traigo una nueva entrada. Por todos es conocido el uso de mitología o folklore popular en los libros de fantasía, sobretodo en el género épico. ¿Por qué nos apasiona tanto?
Mi fascinación por Tolkien me llevó a querer ser escritora; cientos de escritores/as de todo el mundo le tienen como un referente y se inspiran en sus personajes a la hora de plantear sus historias. Por experiencia sé que puede abrumar el momento de seleccionar o buscar las mejores historias o personajes  mitológicos para nuestra obra sin embargo, te traigo algunos consejos que quizá te sean de ayuda.
1. Piensa antes de buscar
Parece muy obvio pero… ¿cuántas veces no has tenido la sensación de perder el tiempo al ponerte a investigar algo? ¿no te ha pasado que tras horas buscando información has terminado igual que empezaste?
Esto tiene fácil solución, al menos, para no generalizar tanto en tu búsqueda que termines abarcando tantos personajes o leyendas que te sea imposible analizarlo todo.  Antes de empezar piensa bien qué tipo de historia estás construyendo. ¿Está tu mundo ambientado en la época romana?, ¿tal vez quieras escribir un libro con personajes bíblicos?, ¿te decantarás por la edad media o quizá busques algo japonés?. Una vez resuelvas estas dudas, estarás listo para enfocar la búsqueda.
2. Lee y busca información 
El siguiente paso será el de buscar toda la información que puedas sobre la mitología y folklore escogido. Por ejemplo, si te has centrado en mitología griega, te resultará sencillo encontrar información sobre sus dioses, la cultura de los griegos, historia política, etc.

Es muy importante que no solo te quedes con los personajes sino que profundices en ellos, en todo lo que les rodea. Solo de esta manera lograrás comprender quiénes eran esos personajes, sus orígenes y de qué forma puedes incorporarlos en tu historia. Quizá te surjan otras ideas, algunas realmente creativas, o bien prefieras adoptar el personaje de la historia, sin alterar sus características. 

Otros personajes no te serán tan sencillos de encontrar. Mi consejo es que no dudes en ir a preguntar a asociaciones o bibliotecas con archivos sin digitalizar. Allí puedes encontrar verdaderas joyas. Habla con expertos, escríbeles preguntando tus dudas…
Algo que no te recomiendo es tener como referencia todo lo que aparece escrito en la wikipedia… Es una fuente de información muy potente pero recuerda que, a veces, puede estar poco contrastada. Siempre es mejor intentar consultar la información por varias fuentes para asegurarte que lo que has encontrado es la versión más fiable. A nadie le gusta encontrar un lector experto y que haga una mala crítica de tu libro por este punto.
3. Mitología y folklore vs personajes con copywright
Una cosa es utilizar personajes mitológicos o tradicionales y otra muy distinta son los personajes que otros escritores ya han creado. Simplemente tenlo en cuenta a la hora de evitar un plagio. Puedes citarlos en notas a pie de página si haces referencia a otros autores. Simplemente, averigua el origen del mito que tienes entre manos. 
4. Libros. Lee tantos como puedas
No solo te servirá para aumentar tu vocabulario, especialmente en descripciones, sino que te empaparás de los personajes y todo lo que les rodea. Es importante que cierres los ojos y veas con claridad la historia que estás creando, que veas los personajes y la ciudad o aldea que hayas decidido inventar. Todo tiene que estar en tu mente y la mejor forma de hacerlo es leyendo. 
5. Haz fichas de personajes con la información de cada uno
Si recopilas un gran volumen de documentación, puedes caer en el error del «¿esto no lo había leído ya? o ¿dónde guardé esta información que ahora necesito como el respirar?

Si, a medida que te vas documentando, vas haciendo fichas de personajes (yo las hago en power point ya que me permite añadir texto e imágenes), lo tendrás todo a mano y no se perderá en el limbo.

Con estos 5 sencillos pasos ya puedes comenzar a buscar historias geniales para tu libro.

¡Espero que me cuentes tus avances, querido aprendiz!